sábado, 4 de junio de 2011

Los mejores hot cakes




Estados Unidos no es un país precisamente santo de mi devoción. De hecho, me he pasado la vida despotricando contra su gente, su cultura, su ignorancia, su política, su ética, su pelética y su pilimpimpética. Sin embargo, debo reconocer, algo avergonzada, que sus preparaciones dulces son excepcionales.
La repostería tradicional estadounidense es capaz de complacer a todos los dulceros que nos gusta el chocolate, los postres relajantes, los pasteles empalagosos y, en general, todas las preparaciones que elevan nuestra glicemia hasta el techo. En esta categoría caben los brownies, doughnuts, pies, cupcakes, muffins, whoopies, en fin... nada delicado ni liviano.
Esta mañana de sábado me dieron ganas de preparar algo de esto. De alguna manera la llegada del sábado es un momento en el que me gusta celebrar. Solo porque amo los sábados. Esta vez preparé hot cakes.
Existen cientos de recetas diferentes para prepararlos. Yo tengo dos: la versión ultra rápida y la ultra deliciosa. Hoy hice la ultra deliciosa, porque, como era sábado, tenía el tiempo y las ganas de hacerlo, y la tranquilidad para disfrutarlos. Son más livianos y esponjosos que los rápidos.
Igual dejo acá las dos recetas.


Versión ultra rápida
Ingredientes:
- 2 tazas de harina
- 2 tazas de leche
- 2 huevos
- una pizca de sal

Preparación:
Todos los ingredientes se ponen en el vaso de la juguera y se mezclan durante un minuto. En dos o tres sartenes calientes, pero a fuego bajo (o en uno grande donde quepan varios hot cakes), se pone un trocito de mantequilla y se limpia con una toalla absorbente, de modo que la película de mantequilla sea mínima. Allí se va hechando la mezcla con un cucharón, hasta formar hot cakes del tamaño de la palma de la mano.
Cuando comiencen a formarse burbujas en la superficie es hora de darlos vuelta. Acá se puede hacer gala de los dotes circences de cada quien. Yo lo hago con una espátula o con los dedos. Con unos dos minutos que se cocinen del otro lado es suficiente.
Para mantenerlos calientes es una buena idea ir poniéndolos en una fuente dentro del horno, encendido al mínimo, a medida que van saliendo.
Se sirven untados en mantequilla y bañados en una guapa cantidad de miel de palma, corn syrup o maple syrup. O cualquier syrup que le venga en gana.



Versión ultra deliciosa:
- 4 huevos
- 2 tazas de harina
- 1 taza de leche
- 2 cdtas. de polvos de hornear
- una pizca de sal

Preparación:
Separar los huevos. Batir las claras a nieve, hasta que estén bien firmes. En otro bol, batir las yemas hasta romper el ligue, agregar la harina, los polvos, la leche y la sal. debe quedar homogéneo. Mezclar este batido con las claras con movimientos envolventes. Si usted no tiene ni la más perra idea de cómo hacer estos movimientos, no se angustie. Solo mezcle. Mal no va a quedar.
El resto del proceso es exactamente igual al anteriormente descrito. Dos o tres sartenes, por ambos lados, fuente en el horno, mantequilla y syrup. Y cuando se los coma, acuérdese de mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario