jueves, 16 de junio de 2011

Tarta de brownie


Esta tarta es el resultado de una mezcla entre delicatessen, alto nivel pastelero, desverguenzura y grotesco.
Hace algunas semanas que había estado cruzada con los brownies. No me resultaban. Aparentemente, los cocinaba demasiado tiempo, y quedaban duros como suela de zapato. O me quedaban con una costra encima como de macaron (otra delicia que tampoco me resulta!!!) y una pasta empalagosa por debajo.
Bueno, cuento corto, logré que me resultara el famoso brownie utilizando una receta que le copié al nunca bien pondearado Jamie Oliver. En ella, se simplifica tanto la tarea, que prometo que entre que se les ocurra la idea de comer brownies y que los tengan en su mesa no pasarán más de 25 minutos. Pero esa, la de los brownies propiamente tal, es otra historia.
Volviendo a la tarta: una vez que logré que funcionara el brownie me acometí a transformar lo bueno en excelso. Al brownie le agregué una generosa capa de manjar (o dulce de leche o cajetilla, como lo llaman en otros lugares) y una más aún pecaminosa cobertura de merengue. El resultado es una desfachatez gastronómica recomendable para todos aquellos y aquellas que aman lo dulce. Imperdible.


Ingredientes:
- 200 gr. de chocolate bitter en barra (yo uso uno bueno y barato, se llama extrafino, de ambrosoli. No tiene 1000% de cacao, pero funciona perfecto)
- 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 2 cdas. de cacao amargo en polvo (yo uso copacabana, es muy bueno)
- 4 cdas. copetonas de harina
- 1 taza 3/4 de azúcar, más 3/4 de taza para el merengue.
- 4 huevos
- 500 gr. de manjar
- 4 claras de huevo

Preparación:
Si tienes procesadora, perfecto. Coloca el accesorio de cuchillas en el vaso. Dentro del vaso, vierte el chocolate partido en trozos (lo más facil es darle unos merecidos golpes contra el mesón con papel y todo. Mal que mal nos hace adictas y nos engorda), la mantequilla (guarda el papel), el cacao, la harina y la 1 taza 3/4 de azúcar. Echa a nadar el aparato y por el agujerito vierte los huevos de a uno. Cuando la masa esté homogénea, vuélcala en un molde redondo (desmontable o no) y enmantequillado con la ayuda del papel de la mantequilla que usaste en la masa. Hasta aquí tienes la receta básica de brownie. Si le pones nueces por encima y lo horneas en una placa rectangular, te quedan brownies a secas.
Si no tienes procesadora, tendrás que derretir el chocolate junto con la mantequilla a baño maría, y luego agregar el resto de los ingredientes. Es casi igual de fácil.
Hornea este brownie a 200º por 15 minutos. Acá no te sirve la vieja técnica de insertar un palito o punta de cuchillo: si te sale seco, es porque se te recoció. Debe quedar necesariamente húmedo al centro.
Cuando esté listo y frío, cúbrelo con el manjar.
Ahora, pon en una ollita el resto del azúcar (3/4 de taza) con 3/4 de taza de agua, y hiérvelo hasta obtener un almíbar de pelo. Sabrás que está listo cuando al levantar la cuchara con que lo estás revolviendo se forma un hilillo entre esta y el almíbar. Cuando esté listo, así, hirviendo, viértelo sobre las 4 claras batidas a nieve, batiendo todo el tiempo, hasta que se enfríe el merengue. Cubre con esto el brownie con majar.
Y eso sería. A pecar!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario